SECCIONES PRINCIPALES

lunes, 15 de abril de 2019

El community del metro

Hay empresas cuyos encargados de las redes sociales se merecen un aumento.

Sin duda, el mejor de ellos es el de Netflix, pero el encargado del Metro de Medellín a veces tiene apuntes de genialidad.

Esto ocurrió el día de ayer:

Un usuario posteó el siguiente comentario en twitter:
Lo divertido de la historia ha sido la respuesta dada por el metro:


A mí, en particular, me resulta triste que el hecho de salvar al universo entero no se considere un evento de ciudad, pero eso, claro, depende siempre del alcalde de turno.




lunes, 25 de marzo de 2019

Un ejemplo de mezcla de comunicaciones

Siguiendo sobre el tema de ayer, un interesante ejemplo y un buen caso de discusión:

¿En qué punto de la mezcla pondría usted este video que muestro a continuación?

domingo, 24 de marzo de 2019

La mezcla de comunicaciones



La mezcla de comunicaciones (daniel naranjo) from daniel naranjo

Hace días no ponía por estos lados material académico. Hoy, una presentación rápida y cortica sobre la mezcla de comunicaciones.

Especialmente interesante porque, a pesar de lo breve, invita a una muy interesante reflexión:
¿Será que la mezcla que históricamente se usaba sigue teniendo sentido?

Mi respuestas sigue siendo la misma. No importa la clasificación que emplees: Lo clave es que sepas que cada cosa tiene ventajas y desventajas, que cada medio tiene razones para ser usado o no, y que, en últimas, la tarea es sólo una: Seguir gestionando los contenidos que se crean.



jueves, 14 de marzo de 2019

Clase magistral.







En este blog, a veces, hablo de publicidad. A veces me cruzo con pequeñas obras maestras que muestran la publicidad como debe ser.

El año pasado, en Argentina, ZonaJobs, un sitio web para ayudar a buscar empleo, realizó este comercial. Podríamos hablar de este comercial, analizarlo y ponerlo de ejemplo en decenas de temas, pero sólo quiero destacar un par de ellos:

1. Valentía: Que maravilloso ejemplo de valentía comunicacional, tomar un tema y pararse a defenderlo. Magistral.
2. Transgresión: Que forma tan sumamente elegante de tomar un tema (polémico y vetado para muchos) y presentarlo de una manera nueva y poderosa. Que forma, impecable, de jugar con el prejuicio evidente y generar sorpresa.
3. Provocación: No hablo de que sea un comercial que busque la polémica, o la provocación por la provocación, hablo de la forma en que invita a la reflexión con su escena final. La invitación que hace, además, es un cierre impecable a toda la comunicación.

A veces algunos publicistas te regalan clases magistrales de mercadeo. Este es uno de esos casos.

jueves, 23 de agosto de 2018

Comunicaciones Integradas de Mercadeo

Hace varios meses no comparto por este lado material académico profundo. Y, como este blog tiene también esa función, y como además muchos de los que lo revisan son en últimas docentes o estudiantes, creo que es hora de corregir ese error.

Les comparto un curso, enterito, sobre comunicaciones integradas de mercadeo. Que lo disfruten!

Y, por favor, recuerden: Si van a copiarlo por favor acuérdese de decir de quién es. Usted queda bien, los demás piensan que usted busca información y se actualiza, muestra un poquito de decencia y no roba descaradamente. Se puede, en serio.





domingo, 3 de junio de 2018

Una lección de comunicación de marca

Como saben los lectores frecuentes, no se nada de fútbol. Sin embargo, cada cuatro años, disfruto profundamente la selección de comerciales que poco a poco van saliendo para contar, desde distintas narrativas, como ven el juego de la pelota con manchas.

Es todo un curso en manejo de emoción. El marketing deportivo (y en el caso suramericano el marketing de fútbol) vincula una pasión ya existente y, cuando se hace bien hecho, la potencia infinitamente.

Este año, y en la previa del mundial, Perú está dando una lección de manejo comunicacional de marca que pocas veces se ha visto. Así que, para aquellos que aman el fútbol (y para aquellos que gustan de la comunicación de marketing), aquí van algunas de las cosas que han pasado.


1. ESTAREMOS DE VUELTA

Eliminatorias. Perú llega vivo a la última fecha con posibilidad de repechaje. La hinchada más famosa del país decide crear un comercial sumamente emotivo que se basa en una historia real. Uno de los integrantes de la barra perdió ha su padre pocos días antes de este partido, así que decidieron contar desde una carta dirigida a él la emoción que sentían por el regreso de Perú.

Esto es lo que hicieron:




El storytelling es muy bien logrado. Los cambios de ritmo en la narración, los tonos de la voz que cambian en algunas frases, y el texto en general conmueven profundamente. Este video logró 500.000 visualizaciones en el primer día. La cuenta sigue aunque ya se sabe de su clasificación y demás.

Perú clasificó, obviamente. Y no, no lo hizo por este video pero sólo por él habría merecido un puesto.


2. ARRIBA PERÚ, ESTAMOS DE VUELTA

Querida Dinamarca. Así empieza este mensaje de la selección. En realidad el país de destino cambia, pues también hay un "querida Francia" y un "querido Australia.

El video tiene un doble juego: con la excusa de hablar a otro país habla en realidad al país propio, y lo hace majestuosamente. Es una caso que usa la excusa del deporte para hacer además un trabajo maravilloso de marca país.





Lo bonito de este caso es que los países destinatarios respondieron. En las cuentas de Twitter de la selección francesa y la australiana aparecieron mensajes oficiales dando las gracias y la bienvenida a Perú.

Sin embargo, la respuesta más elaborada sin duda la ha dado Dinamarca quien también respondió con un video: (se encuentra deshabilitado para verse por fuera de Youtube, así que lo espero aquí después de que lo vea)



El detalle del himno es hermoso: la música es del himno danés, pero la letra ha sido adaptada para hablar del Perú.

La frase final, además, un ejemplo de deportividad que mucho suele hacernos falta.

3. GUERRERO

Y aquí va un punto adicional. Si a alguien se debe la clasificación de Perú es a su capitán, Paolo Guerrero. Sin embargo, estuvo a punto de perderse el mundial por una sanción. Aquello, por mucho, fue una suerte de catástrofe emocional para el país. Sin embargo, la forma en que las marcas y en general el Perú entero se lanzó en su apoyo creó un movimiento imparable.

El comercial realizado por el Banco de Crédito del Perú es, precisamente un ejemplo del apoyo del país entero:



Los textos escritos en su apoyo, los hashtags #contigocapitan o #somosguerreros y otros similares hablando de él y apoyándolo, por mucho un caso hermoso. Si quiere entender en su verdadera dimensión su importancia, léase este texto). La sanción contra el capitán fue puesta en pausa, y por ende podrá jugar el mundial que parece sin duda se merece.


Después de ver esto queda siempre la tarea de pensar y comparar. Sin duda en Colombia el fútbol es también una religión: ¿Están hablando las marcas relacionadas con él como deben? ¿Están haciendo la tarea de entender que no se trata de decir que son el "patrocinador oficial", sino mostrando la historia que pueden contar?

Ahí queda la duda. Yo, insisto, no sé de fútbol, pero después de ver estos videos, me siento un poco hincha del Perú.

jueves, 10 de mayo de 2018

El texto que los dueños de Taquino no merecen leer: lecciones de un restaurante en crisis

Este artículo se publica en simultánea con Imark, dónde he tenido el placer de ser escritor invitado.

Por: Daniel Naranjo (asesor y docente en temas de mercadeo. De los que cree que después de ojo sacado no hay Santa Lucía que valga pero puede aprenderse para no perder el segundo ojo, y, además, escritor sobre temas de mercadeo)


Es el escándalo de estos días. Si usted ha estado encerrado en una cueva o simplemente prefiere no escuchar noticias quizás no conozca la historia. Si ya la conoce puede saltarse el siguiente párrafo.


Un restaurante de Medellín llamado Taquino atiende clientes como todos los días. Un hombre, de origen campesino llamado Don José se acerca al mismo y canta un par de canciones tradicionales del folclor colombiano. Una de las clientes del restaurante invita un almuerzo a aquel cantante y allí comienza el fin el mundo. Una suerte de batalla peor que la de Thanos tratando de conquistar la tierra… Una mesera del restaurante dice que “se lo tiene que dar para llevar”, “que esas son las políticas”. Los clientes piden hablar con la administradora que reafirma lo dicho. Mientras alguien graba un vídeo que luego se sube en Internet. En él se ve que los clientes lloran y se van del restaurante en medio de la indignación por aquella discriminación. Miles de vistas de aquel vídeo, noticia en los periódicos, gente en la puerta del restaurante que lleva dos días sin abrir. La reputación del restaurante baja a cero. Nadie quiere ir, pero todos quieren hablar mal. La única persona que pide un poco de paz es, precisamente, Don José: No quiere que nadie se quede sin trabajo.


Las redes estallan, los comentarios se cargan al grito de guerra de los vengadores y de los guardianes de la galaxia y de todos los héroes que piden justicia. Es el momento de la indignación. O tal vez de la post indignación.


Seguramente el restaurante está aún tratando de entender qué pasó. Nadie está preparado para una crisis como la que ocurrió (aunque todos deberían estarlo).


Quienes trabajamos en mercadeo tenemos mucho que aprender de este caso:

Hay reflexiones posibles sobre el manejo de crisis. Reflexiones sobre los protocolos de servicio. Reflexiones sobre reputación corporativa. Reflexiones sobre qué significa eso de “las políticas”. Reflexiones sobre el papel de los clientes en un entorno de alta intercomunicación. Pero, sobre todo, debería haber reflexiones sobre la posición moral de los negocios. Porque así suene increíble, los negocios también deberían tener moral. Los negocios crean el mundo para bien o para mal.


Hace unos meses, con el caso Avianca, escribí una serie de pasos para manejar la crisis. (Por cierto, si quiere entender más sobre el tema o, por alguna casualidad trabaja en el restaurante, lea aquí los pasos, aunque le aviso: creo que ya es demasiado tarde. https://imarkudeablog.wordpress.com/2017/09/27/como-se-maneja-una-crisis/)

Hoy, en vez de hablar de cada paso, me limitaré a los puntos más fundamentales. Son 3:
  • Velocidad, 
  • Honestidad, 
  • Compensación. 


Aprendérselos es fácil: Responda rápido, diga la verdad, compense a los afectados.


¿Qué debió hacer entonces Taquino? 

1. Responder con velocidad: 


Cometieron un error, es obvio. ¿Por qué no hicieron frente al mismo en el momento en que ocurrió? ¿Por qué nadie del restaurante salió a hablar del tema? En el mundo ideal la respuesta debía darse por parte de la administradora, pero en este caso evidentemente ella es parte del problema. Tan solo dos días después del problema el restaurante comenzó, tímidamente, a tratar de controlar la situación. Y lo hizo mal, muy mal, pues en vez de reconocer el problema presenta unas disculpas vacías que suenan más a respuesta de político en elecciones que a reconocimiento sincero de un problema.


Velocidad, velocidad, velocidad. Dos días es demasiado tiempo de espera. 


2. Honestidad: 


El problema fue obvio. Es más, está grabado en video. ¿Qué esperas para hablar de él? ¿Qué esperas para reconocer el problema?, ¿para decir “sí, me equivoqué”?


Honestidad. Reconoce tu error, porque ES un error.


Nota: En últimas supongo posible que las personas del restaurante aún no reconozcan el error. Si ese es el caso entonces, sin lugar a duda, no serán capaces de solucionar ningún problema (y si por casualidad trabajas en el restaurante por favor deja de leer este texto y busca un profesor de ética, un cura, un psicólogo o mejor aún un exorcista). 

3. Compensación: 


¿Cuál es la compensación que Taquino quiere realizar? Y no, no se trata sólo de dar dinero a Don José, se trata además de volverse abanderado de esa causa, se trata de aprender del error y hablar sobre él, de cambiar en realidad.


¿Ya se está hablando sobre discriminación? ¿Ya se está diseñando un programa de inclusión con los músicos de calle? ¿Ya se contrataron expertos sobre el tema que ayuden a solucionar el problema? ¿Ya se escribió una carta de disculpas públicas a todos los clientes y a la comunidad en general? ¿Ya se ha contado lo que se va a hacer?


Hace unas semanas, en Starbucks, ocurrió un caso similar de discriminación. Además de hacer todo lo anterior su respuesta fue contundente. El gerente general de la compañía salió a pedir disculpas públicas tan solo unas horas después, y luego al día siguiente, y al siguiente de nuevo. En menos de 24 horas, informó que decidió cerrar más de 8.000 tiendas un día para capacitar a todos sus empleados en el tema de la crisis. A los directos implicados también ofreció y entregó una compensación (en este caso, becas escolares para los afectados) y una vinculación con la empresa para ayudarles a garantizar que lo ocurrido no se repita. Además, aunque de forma lenta, está realizando cambios que son cada uno de ellos comunicados al público pues el problema no fue sólo con las dos personas discriminadas, sino con la comunidad en general.


Por supuesto. Taquino no es Starbucks. No tiene el músculo financiero para hacer acciones de ese mismo nivel. No puede diseñar una sala de conciertos o un programa en el que todos los días un músico nuevo vaya y toque. No puede diseñar un programa para ir, puerta a puerta en todos los restaurantes enseñando sobre el tema… Pero no es tampoco lo que debe hacer.


Debe actuar según sus posibilidades, según su alcance, según lo que es y puede hacer. Pero, en este caso, nada ha ocurrido aún, excepto, claro, que el restaurante decidió cerrar su página de Facebook para dejar de recibir tan malos comentarios.


Ese es el problema más profundo. La única forma real de manejar una crisis de este tipo es atreviéndose a dar la cara y cambiar de manera real, y eso es por mucho lo más difícil de hacer. Nadie quiere dar la cara sobre eso, nadie quiere sumirse en la vergüenza, ni ser señalado. Pero es lo que hay que hacer.


En últimas el gran aprendizaje para la vida es que, cuando te equivocas, lo que hay que hacer por más que duela, es dar la cara y reconocer nuestros errores. Y eso en nuestra cultura siempre es más difícil que cerrar y abrir un nuevo local un par de cuadras más lejos.


Post data 1. Las empresas se parecen a sus dueños.


Post data 2. Le apuesto a que los 10 días de cierre se convertirán en un cierre definitivo. Y también le apuesto a que abrirán un restaurante nuevo y, en vez de solucionar los problemas, rezarán porque no pase de nuevo. Ese es nuestro país.

sábado, 21 de abril de 2018

Un ejemplo de Storytelling publicitario

Hay comerciales que son pequeñas obras de arte. Sutiles, emocionales, impecables.
Este es uno de ellos.
La empresa MONOPRIX es un retail francés, una suerte de éxito para quienes no conocen. En sus productos de marca propia emplea pequeñas frases que son juegos de palabras basadas en el tipo de producto. En sus 85 años lanzó este comercial.

Un ejemplo maravilloso de Storytelling (publicitario) en el que no importa si se entiende o no el idioma. La idea es tan poderosa y la historia tan bien contada que enamora. Así de simple.

Que lo disfruten.