SECCIONES PRINCIPALES

domingo, 17 de enero de 2010

Una gran historia

Es normal, demasiado normal, que quienes trabajamos en mercadeo nos dejemos llevar por el día a día. Es normal que nos preocupemos más por pensar en "cómo responder a la competencia" que en cómo hacer mejor aquello que sabemos hacer bien.

Es normal, pero eso no implica que este bien. Es de hecho uno de los errores más frecuentes que día a día se ve al sentarse con los clientes. Demasiada preocupación por el día a día y muy poca por hacer bien las cosas, demasiada preocupación por la operación y muy poca por la estrategia real.

Ese afán por el día a día hace que muchas veces nos preocupemos más por lo accesorio que por el producto en realidad. Ese mismo afán es el que hace que olvidemos que tanto como un buen producto necesitamos una buena historia. Si además es una historia real no hay quien nos detenga.


video

No hay comentarios: